EMPAQUE CONCEPTOS BÁSICOS

Yolima Sanchez R.
Textos copias

Se determina como un sistema, puesto que cada empaque o cada envase está constituido por dos o más elementos como: el recipiente, la tapa, el liner, la etiqueta, el anillo o sello de seguridad, grapas, cinta pegante, entre otros.
El empaque, envase y el embalaje están íntimamente ligados al medio de transporte y al equipo de manipulación. En algunas oportunidades los sistemas de envase, empaque y embalaje se confunden en su concepción, bien sea por los elementos que lo componen o por el destino de elaboración. Por lo tanto, es conveniente aclarar los siguientes conceptos:

SISTEMA DE EMPAQUE: es un recipiente de estructura flexible como bolsas, costales y big-bags elaborado en uno o varios materiales, con o sin impresos gráficos, para la exhibición y promoción de uno o varios productos líquidos, sólidos o gaseosos, estando o no en contacto directo con el contenido, destinados a la distribución comercial y facilitación al usuario final. Para algunos productos el empaque se constituye en embalaje.

SISTEMA DE ENVASE: es un recipiente de estructura rígida como cajas, botellas, frascos y tarros, con o sin impresión gráfica, que pueden contener uno o varios productos líquidos, sólidos o gaseosos, para proteger sus características intrínsecas, estando o no en contacto directo con el contenido. Su diseño está destinado a la distribución comercial y facilitación al consumidor final.

Funciones del Empaque
El sistema de empaque debe desarrollar mínimo funciones básicas de: Protección, Comercialización y una función social:

1. Función de Protección.
Niveles de Protección.
En función al nivel de protección que debe cumplir el sistema de empaque, se deben considerar los materiales que resguarden apropiadamente el producto de acuerdo con sus características durante las diferentes fases.

Primer nivel: Empaque primario.
De venta de presentación elemental o interior. Es el que está en contacto directo con el producto específico con la función de envasarlo, protegerlo. Dentro de este nivel se encuentran por ejemplo: vasos, botellas, garrafas, bolsas envoltura de papel, tubos colapsibles, entre otros muchos. Comprende adicionalmente elementos adicionales que lo integran (tapa, foil, banda de seguridad etiquetas, cintas adhesivas etc.).

• Segundo Nivel: Empaque secundario o intermedio.
Elemento que se usa como complemento externo con la función de contener o agrupar varias unidades de empaque primario, en este estadio se encuentra: cajas plegadizas, de carton corrugado, cubetas plásticas, guacales, etc.

• Tercer Nivel: Empaque colectivo, de transporte, Embalaje.
Elemento que se usa como complemento externo con el objeto de agrupar o contener varias unidades de empaque secundario. Dentro de este renglón se encuentran cajas de cartón corrugado, estibas, cajas de madera.

Algunos expertos establecen como cuarto nivel los contenedores, otros mantienen estas unidades dentro del tercer nivel.

Durante el proceso de distribución y comercialización el producto esta sometido a riesgos tales como:

Disminución o ganancia de volumen; cambio o pérdida de color o transparencia; variación de su densidad; hidratación o deshidratación no deseadas; pérdida de peso debido a disminución de humedad, deterioro de su textura y presentación; compresión; tracción de fuerzas axiales; vibración; golpes; fricción, que entre otros efectos pueden generar roturas, ralladuras sumiduras o fisuras, no solo en los productos, sino en el empaque, riesgos que, también puede conducir a su rechazo, por parte del comprador.

También se deben prever factores de riesgo por la exposición comercial, la exhibición en los puntos de venta, deterioro causado por la manipulación de los clientes, la adulteración de los contenidos y su calidad, el plagio, y el ataque de la competencia

Cuando un sistema adecuado de empaque logra proteger efectivamente al producto de los anteriores riesgos, está protegiendo al consumidor

El mismo productor o exportador, estará siendo protegido, toda vez que, podrá llegar con el producto en las condiciones prometidas al cliente, vendiendo la totalidad del producto despachado ya que no tendrá reclamaciones, no gastará tiempo ni dinero en reposiciones, permitiéndole una excelente imagen ante su cliente y obteniendo un mejor posicionamiento en el mercado de destino.

De otra parte, los adecuados sistemas de empaque permitirán a las empresas transportadoras ahorro en la utilización de equipos, ya que podrán ejecutar las labores de cargue y descargue con mayor rendimiento, sus equipos no estarán expuestos a eventualidades y entonces podrá manejar con mayor seguridad, obteniendo óptima eficiencia y mejores utilidades.
Las compañías aseguradoras, evitarán pagos por siniestros reclamados por sus asegurados
Lo anterior le llevará a lograr más clientes, mayor respeto ante sus competidores y por consiguiente una mayor rentabilidad de su operación empresarial.

1. Función Comercial
El sistema de empaque debe activar la tarea de promoción. Se convierte en el
VENDEDOR SILENCIOSO.

La función comercial que cumplen los sistemas de empaque facilita la exhibición del producto, y estimula la sensibilidad directa y subliminalmente en el consumidor, logrando que sus características y beneficios lleven al comprador a tomar su decisión a favor de nuestro producto, en fracción de segundos.
El cliente no convencido rápidamente, será cliente entregado a la competencia.
En su función comercial el empaque toma el puesto de impulsador del producto, pues es el encargado de presentar sus las características del producto, resaltando los satisfactores ofrecidos y sus ventajas sobre la competencia, para lograr finalizar la cadena de nuestro trabajo con la VENTA.
La tecnología y la calidad del sistema de empaque pueden indicar a un cliente la capacidad tecnológica y calidad con que fue elaborado el producto ofrecido.


2. Función Social
Es conveniente aunque sea de manera breve, hacer mención de la participación de los sistemas de empaque y embalaje en la participación de la calidad de vida en una sociedad, de su desarrollo económico.
De forma similar su participación en la protección al Medio Ambiente es indudable, pues de la óptima utilización de sus materiales, de un proceso responsable, del uso correcto de los empaques y de un post-uso correctamente planificado, dependerá en gran parte la conservación de la naturaleza, de tal manera que la utilización de los recursos naturales que se haga hoy en día, no comprometa la utilización a que tienen derecho los habitantes del mañana, es decir Desarrollo Sostenible.

Aspectos importantes para seleccionar un material de Empaque o embalaje
• Compatibilidad con el producto a contener
• Resistencia Mecánica
• Propiedades de protección y Estabilidad
• Operacionalidad
• Aspectos Mercadológicos, económicos y legales
• Disponibilidad


PARAMETROS ADECUADO SISTEMA DE EMPAQUE
Un productor o exportador, debe ante todo tener en consideración este procedimiento destinado a obtener los más adecuados sistemas de empaque y embalaje, que dependiendo de su capacidad económica y deseo de hacer las cosas con calidad integral. La experiencia capitalizada por exportadores que han logrado un excelente posicionamiento, sin dejar de analizar a aquellos que también han encontrado fracasos, lleva a recomendar los siguientes pasos:

Conozca Muy Bien Su Producto
Analizar todos y cada uno de los riesgos que pueden sufrir las características del producto.
El producto puede sufrir alteraciones en su volumen debido a la compresión por otros productos u otras cargas que puedan en un momento colocarse encima, en el almacenamiento, en su manipulación o durante el transporte.

El peso y las dimensiones de los productos indicarán la modulación de los sistemas de empaque y por consiguiente los materiales y el diseño estructural más recomendados para cada uno de ellos.

Es conveniente realizar un análisis DOFA, en donde se pueda conocer perfectamente las Fortalezas y Oportunidades del producto que el empaque pueda resaltar competitivamente y conocer las Debilidades Y Amenazas que estratégicamente deban manejarse a través de su presentación.

Analice Perfectamente el Mercado Destino
El mercado es una relación entre personas, es decir, el mercado son personas y entre cada una existen diferencias bien marcadas en sus hábitos de compra, de uso, de pensamiento, de costumbres culturales, de poder adquisitivo, de composición familiar, de responsabilidad ante el medio ambiente.

La organización social del Estado es por lo general diferente entre un país y otro, entre los mismos estados o departamentos que les lleva a tener Normas técnicas y de comportamiento variados, legislando de maneras distintas ante los mismos problemas y con planificaciones futuras que nos generan actitudes en nuestra forma de penetrar esos mercados y para poder posicionarnos en ellos, quizás algunas veces desplazando otros proveedores que ya se encontraban establecidos.

La anterior situación infiere la necesidad de análisis, para dar respuestas a preguntas tales como:
¿Cómo debemos presentar nuestros productos?
¿Cómo podremos convencer a esos compradores finales, intermedios e importadores?
¿Qué sistemas de empaque o de embalaje prefieren?
¿Qué tamaños o pesos desean o pueden manipular?,
¿Qué materiales son deseados o permiten sus leyes que se comercialicen,
¿ Qué reglamentaciones presentan para su post-uso?,
¿ Qué compromisos adquiriremos con nuestros empaques?
¿ Cómo podremos satisfacerlos totalmente?.
Otro factor de análisis es el de la competencia. Es importante llegar a los mercados internacionales con productos, preferiblemente, mejor empacados o por lo menos en condiciones similares, pero nunca en inferioridad de situación.